domingo, 5 de enero de 2014

El mordisco de Andrés Nocioni

El ala-pívot argentino impulsa a un Baskonia que sueña con la Copa y descompone a un Barça plano (76-72)

Nocioni, durante el partido ante Unicaja en la Euroliga - AFP. 

"Yo creo que con la edad uno mejora la lectura del juego, la manera de calmarse y tranquilizarse cuando las cosas no salen como quieres". Desde que Andrés Nocioni (Santa Fe, Argenina, 1979) hizo las maletas rumbo a la NBA y a los Bulls y dejó Vitoria en 2004 con una Liga ACB y dos Copas del Rey, un MVP y dos presencias en el quinteto ideal en el zurrón, Nocioni se siente más sereno y paciente. También ha ganado en polivalencia. "Cuanto más todoterreno, mejor jugador. Si un jugador tiene la capacidad de jugar
en varias posiciones es porque el talento le da la posibilidad de poder hacerlo. Soy un 3-4, ésa es mi definición actual", continuó departiendo con Pablo de Molina, director de contenidos de ACB.com. Era el otoño de 2012 y el argentino acababa de volver a un Baskonia en el que es un mito. Alguien como Rafa Mution, periodista veterano de Radio Vitoria, lo deja claro en su Twitter: "Fue imposible con Scola y va a ser muy muy difícil encontrar un jugador que llene el hueco que deje El Chapu". Porque Nocioni es carácter, liderazgo, garra y un lema por sí mismo: resultó vital para que su equipo empezase con buen pie el Top 16 de la Euroliga en Málaga y, con 19 puntos y seis rebotes, para descomponer a un Barça de nuevo discontinuo e irregular (76-72), cuarto y empatado en balance de triunfos (9-5) con Unicaja y CB Canarias. 

Baskonia, por su parte, venía de cuatro derrotas en los últimos cinco partidos en Liga ACB y no se podía permitir otro error si quería estar presente en la Copa del Rey -ahora es noveno con 7-7, como el octavo, el CAI Zaragoza-. Así que apretó los dientes en defensa, se esmeró en el rebote, uno de sus grandes déficits, y supo procurarse situaciones cómodas en ataque ante un rival que estuvo casi siempre incómodo y no dominó nunca el marcador. Causeur le bailó a Navarro, que pudo forzar la prórroga con una penetración casi imposible en la que se encontró con Hamilton y, claro, con Nocioni, que justo antes había dejado en evidencia en la pintura a Tomic y a Papanikolaou para marcarse una media vuelta marca de la marca. "Nocioni, sobre todo, juega bien al baloncesto y lo hace con pasión. Estrictamente por ese orden", resume Carlos Arrilucea, de El Correo.

La irrupción de Dorsey 

El Chapu sabe latín, lee rápido los partidos y asume los tiros cuanto su equipo le necesita. En el primer cuarto, por ejemplo, el argentino anotó un único triple, uno de los dos grandes argumentos de su equipo (3/4, 9/19 al final) junto con los balones interiores a Pleiss. El pívot alemán, que huele a NBA, anotaba de carrerilla, pese a fallar muchos tiros (17 puntos, 7/14). Baskonia hizo un amago de escaparse (15-8 a los 4m 57s), pero Navarro rescató a su equipo antes de que Hamilton retratase a Lampe, al que le birló una pelota mientras el polaco miraba al horizonte de un Fernando Buesa Arena que le obsequió con pitos en su regreso. La grada tuvo la misma reacción con Dorsey, el mejor en tiros de dos de la competición, con más de un 70% de efectividad, y que con el segundo de sus cuatro mates apretó el marcador (31-30). La réplica fue un triple de Nocioni, mientras que Pleiss tampoco dejaba de producir y Oleson estaba muy fino (46-39 al descanso). 

A Nocioni no le desconcentró cometer la tercera personal al inicio de la segunda parte. No bajó su agresividad y continuó  zafándose de sus defensores, entendiéndose con San Emeterio y respondiendo a otra nueva reacción del Barça, penalizado por su falta de continuidad y sus 11 pérdidas por solo cuatro pérdidas. Fue un manojo de nervios el conjunto de nervios, al que no le bastó el oficio de Tomic ni algunas pinceladas de Huertas, errático en algunas situaciones calientes, por más que acertase con una patata caliente que le dejó Papanikolaou, que no se atrevió a probar el triple: 72-70 a 1m 31s. El final estuvo en un puño, pero no hubo otro mordisco como el de Nocioni.  

BASKONIA 76 (26+20+11+19): Heurtel, Causeur (10), San Emeterio (8), Nocioni (19) y Pleiss (17) -quinteto inicial-, Hodge (5), Hamilton (7), Hanga (3), Mainoldi (3), Diop y Jelínek (4). BARÇA 72 (20+19+14+19): Marcelinho Huertas (7), Navarro (9), Papanikolaou (10), Nachbar (2), Tomic (12) -quinteto inicial-, Sada (2), Oleson (10), Dorsey (8), Lorbek (7), Lampe (5) Pullen y Todorovic. Árbitros: Conde, Peruga, Rial. Eliminado Nachbar (min. 34). Incidencias: partido de la decimocuarta jornada de la Liga Endesa disputado en el Buesa Arena de Vitoria ante 14.182 espectadores, según el club. Xavi Pascual alcanzó los 250 partidos como entrenador en Liga y Fernando San Emeterio cumplió los 400.